Screen_Shot_2021-09-18_at_15.20.28-removebg (1).png
WhatsApp Image 2021-11-29 at 13.07.42.jpeg

Brillando Alto: Tendencia Destellos

Vicente Aguirre Barragán


Por: Vicente Aguirre Barragán



“Brillas y brillas tan lindo” ¿Qué es mejor que ese cumplido? NADA. Destellos llega para que deslumbres aunque por dentro estés apagado. Aprovecha mientras dure.

Con fiestas tan espaciadas y tantas restricciones queremos que nuestras pocas salidas sean un suceso memorable. Combinándose con nuestra nueva prenda de gala: los jeans, tops plagados de lentejuelas en tonos platinados, como vimos en las pasarelas de Valentino y para hombre en Celine, Alvaro Obegero o Bluemarble invitan a los hombres a balancear la necesidad de brillo exterior con el amor pandémico por pants y flojera. Exuberancia siendo realistas.

Si lo anterior no es suficiente, Paco Rabanne magnifica la lentejuela como en los frijoles mágicos de Jack para cubrir hasta el rostro o atar la panza con lazos (también de lentejuelas, por si no fue claro).



Prada Otoño 2021



La magia de Destellos está en su exceso, pero también en sus opciones. Puedes ser atascada con vestidos entallados en tonos rojo vivo) o verde quetzal e inusual como los pantalones disco con brillos rectangulares de Alberta Ferretti pero también práctica (claro, en medida de lo que estar enfundado en lentejuelas lo permita) con trajes de correr vendidos en Amazon por ThusFar o Eosiedur.

Otras cosas nunca cambian, como sentirse una estrella al salir de casa. Para satisfacer este deseo hollywoodense Betsey Johnson, Tommy Hilfiger y Adrianna Papell recrean la estética clásica de alfombra roja con grecas veinteañeras o saturación ochentera que te aseguran brillo seguro sin salir de tu zona de confort por menos de $500.

Si no eres atascada al cien por ciento, H&M propone faldas con macro lentejuelas tornasol o ASOS pantalones con lentejuelas escamosas. Vans y Converse venden en Etsy sus modelos clásicos con el giro Destello para que no tengas pretextos de pena o presupuesto.

Más es más y menos ¡JAMÁS!