Screen_Shot_2021-09-18_at_15.20.28-removebg (1).png
WhatsApp Image 2021-11-29 at 13.07.42.jpeg

Leyenda Marina: ¡A sumergirse!

Vicente Aguirre Barragán


En China el resort Atlantis Sanya recibe a más de 100 personas con colas de sirena que aman nadar con equipo de snorkel, sintiéndose libres y ligeros…

El deseo marino es universal: nuestro hartazgo de Acapulco en la azotea, Cancún en las historias de Instagram, los paisajes italianos de la película de Pixar, Luca y los avances de la nueva Sirenita hacen que nuestras escamas pidan Vitamina A de agua.

Nos lo confirma Bella Hadid bailando bajo del mar para la colección de Jean Paul Gaultier Les Marins, los conjuntos con estrellas, olas y hasta sargazo en Versace, las modelos cubiertas por redes pescadoras en Acne Studios y los estampados de rostros de tritones formados con conchas en Burberry.

Que marcas como Prada, MSGM y Nina Ricci hayan fotografiado sus colecciones crucero 2022 en la playa ya sea bajo el rayo del sol como No. 21 o al atardecer en un set como Paco Rabanne nos recuerdan que en el mar la vida es en efecto más sabrosa.

Leyenda Marina es propositiva con maquillaje. Martha Butterworth incorpora gloss sobre sus peces faciales para que las caras parezcan húmedas. Drian Bautista nos traslada a La forma del Agua con prótesis anfibias mientras Rohan Mirza imprime en 3D garras y orejas puntiagudas llevándonos a las profundidades del océano.

Troye Sivan usa gorrito marino en la portada de Could Cry just thinkin about you y canta como sirenito sobre una roca. London Grammar opta por mares más turbios en la portada California Soil, su reciente disco.

La estética “chica coco” o (como vamos a llamarla) chica Zihua (por Zihuatanejo) se apodera de TikTok con vivacidad y nostalgia por veranos más fáciles pre-covicho. Series como H2O sirenas del mar, películas como Barbie Sirena o la fiesta tropical en Diario de la Princesa inspiran a las nuevas generaciones a combinar la estética VSCO de los tardíos 2010 y el regreso de los 2000.

Lo veremos en colores saturados: rosas flamingo como los bikinis ($115) y pareos ($249) que encontramos en Suburbia, turquesa y naranja tatemado como el bikini arcoíris de Calzedonia que se volvió viral. El crochet es otro material tropical que holgado puede ventilarte, similar a las colchas que tejía tu abuelita viene en mini vestidos como los de Zara ($1,299) o en gorritos tiernos como los de ASOS Design ($289). El mimbre en bolsas y mochilas (Amazon $536.50) o cinturones de rafia Stradivarius ($239) te acercarán más a una estadía paradisiaca desde donde andes.